Escalada en Cerdeña, una breve experiencia en Cala Fighera

A principios de abril viajé por una semana a la isla italiana de Cerdeña, en el Mediterráneo, al sur de Córcega y al oeste de Italia continental.

Sabía que era un destino feliz para la escalada deportiva, así que aunque era un viaje de pareja y familiar, llevé equipo para mí y para quien consiguiera que escalara conmigo.
Después de ir y venir con algunos contactos, encontré con quien escalar. Eran novatos, así que fue más bien una experiencia de instrucción que de intentar vías desafiantes. Y como me dijo un amigo más tarde: “¿Habrías preferido juntarte con uno que hace vías 8b?”

Además, enseñar es satisfactorio, y aunque todas las vías que escalé fueron muy fáciles (me daba seguro gente que recién estaba aprendiendo a hacerlo), hice todas de primero y pude ejercitar la tarea de supervisión y de ver a otros aprender.

Tampoco tuve la oportunidad de probar la roca en muchos lugares de la isla. Escalé sólo en Cagliari, un día entero y luego una mañana, en la zona de Cala Fighera.

La fantástica vista desde una de las paredes de Cala Fighera (Foto: André Freire)

La fantástica vista desde una de las paredes de Cala Fighera (Foto: André Freire)

En Cala Fighera hay tres o cuatro sectores, de los que probé dos de acantilados de caliza sobre el mar (con unas vistas preciosas).

Primero fui a Babbo Natale, una zona de escuela, con vías entre 3+ y 5+. Hice casi todas allí, fáciles y placenteras (hay cinco o seis vías en esa pared). Son buenas para enseñar.

Eso fue el primer día, en que también hice un par de vías de la zona de Giardini Sospesi Sull’Acqua, justo en el lado opuesto de la cala.

Allí hay algunas vías de mayor dificultad, pero no hice nada más que 5+. Cierto que alguna se sintió más como 6a o 6a+. Los conocedores de la zona dicen que como varias de las líneas se abrieron en los 80, los grados de dificultad son de esa época; o sea: más duros.

De hecho tuve que descansar en alguna express en un par de vías y una no la pude terminar. (Si hubiera estado con algún compañero de cordada conocido, habría intentado el movimiento que me dejó varado a mitad de vía, pero con principiantes en el otro lado de la cuerda no me atreví.)

La roca de Giardini Sospesi Sull’Acqua, con más de 20 vías (Foto: André Freire)

La roca de Giardini Sospesi Sull’Acqua, con más de 20 vías (Foto: André Freire)

Sin lugar a dudas la mejor de las líneas que hice fue Prima del Duemila (grado 5), con un trazado un poco en diagonal, con movimientos súper disfrutables y unas vistas geniales, bien expuesta, terminando sobre una gran caverna extraplomada.

Hasta aquí, lo escalado. Luego está lo que ví, y que me dejó con muchas ganas de volver por más.

En una de las vías de de Giardini Sospesi Sull’Acqua (Foto: André Freire)

En una de las vías de de Giardini Sospesi Sull’Acqua (Foto: André Freire)

Fuimos con Gema a hacer un recorrido de dos días al centro-este de la isla. Es una región espectacular, con cerros, colinas, quebrados, cavernas, paredes de granito, de caliza, de todo.

Dormimos en Cala Gonone, que es uno de los puntos estratégicos para escalar en Cerdeña. No es de extrañar. Se llega cruzando unos cerros que descienden directo en picado al mar, a una zona de playas hermosas, rodeadas de roca, llenas de vías para escalar.

También se puede escalar muchísimo acercándose unos kilómetros hacia el centro de la isla, donde hay opciones para todos los gustos: vías fáciles y duras de deportiva, trad, de varios largos, cavernas, y hasta alguna que otra cima.

Eso sí, todo toca hacerlo en coche. Creo que da bien para un viaje de 3 a 5 días (aunque en toda la isla hay zonas de escalada y uno podría pasarse meses allí). Cerdeña tiene tres aeropuertos: en Cagliari, Olbia y Alguer.

Descendiendo tras completar la vía Prima del Duemila (Foto: André Freire)

Descendiendo tras completar la vía Prima del Duemila (Foto: André Freire)

Para ir a Cala Gonone el que más conviene es Olbia, pero Cagliari también está bien. Se puede alquilar un coche allí y -dependiendo de la ruta que se use y las paradas que se hagan- manejar por 2 a 5 horas hasta la Cala, donde hay opciones de alojamiento que van desde el camping, hasta hoteles cuatro estrellas.

La comida es excelente en toda la isla, aunque los precios están por encima de los de Italia continental, en general.

Y los que saben recomiendan no ir en pleno verano, porque se limitan las posibilidades de escalada, por el calor.

Hay una guía completísima de escalada en Cerdeña, se llama Pietra di Luna y se consigue en italiano e inglés.

También está la gente de la sección Cagliari del Club Alpino Italiano, a quien se puede consultar si se planea un viaje hacia la isla. O me pueden contactar vía Twitter: @natalio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s