Camino de Santiago: quinta etapa (17/08/2012)

Si te perdiste la cuarta etapa, está acá.

***

Salimos otra vez temprano, algo más que los días anteriores. A las 7.30 ya estábamos en marcha, recorriendo la que sería, hasta ahora, la más linda etapa, Colombres-Llanes.

A pesar de andar un buen tramo por ruta, después nos metía en senderos de monte y mar espectaculares, con los imponentes Picos de Europa de fondo.

Igual parece que nos alternamos con Gema los días de estar flojos. Ayer fue ella, hoy fui yo. Pero al final igual agarré ritmo, aunque llegué cansado. Es que bajamos a una playa, de Andrín, unos 5 kilómetros antes de Llanes. El mar estaba espectacular, las olas grandes, el agua transparente. Eso sí, tuvimos que desviarnos 1.6 kilómetros en total (ida y vuelta) para ese placer, justificado.

Después nos tocaron las horas de más calor, pasadas las 4 de la tarde, subiendo y bajando cuestas cual carrito de montaña rusa.

Llegamos a Llanes, al albergue De la Estación, al lado de la homónima de trenes. Caro y no tan bueno, pero esa era ciudad turística y era medio inevitable que nos pasara eso. La mayoría de los huéspedes éramos peregrinos, entre la minoría que no lo eran había un hombre que dormía en nuestra habitación de cuatro. “Es la primera vez que duermo en un lugar así”, aclaró un poco con vergüenza, pobre. Por la mañana el pudor se le transformaría en contenida ira, cuando a las 6 de la mañana comenzaran los preparativos de los caminantes.

Antes de acostarnos fuimos con Gema a dar un paseo. Uno corto, porque a mi los pies me hacían saber a cada pisada que había que darles un descanso. Estaban infatigables en su queja.

Comimos en una sidrería unas raciones de chipirones, mejillones y sardinas, más sidra y cerveza. Después, a la cama. A veces hay que mimarse.

Preguntas peregrinas: ¿de dónde eres?, ¿desde dónde vienes?, ¿cuántos días llevas de Camino?, ¿llegarás a Santiago?, ¿qué tal los pies? Pues mal, gracias por preguntar y ¡recordármelo!

Tal vez por eso a los responsables de los albergues los llamen “hospitaleros”, no por “hospedaje” sino por “hospital”. Es que todos a los que reciben vienen golpeados y doloridos y, si son buenos en lo suyo, su tarea es cuidarlos, ayudarlos a recuperarse y avituallarlos. Pocos hemos encontrado así hasta ahora.

***

Luego vino la espectacular sexta etapa. Imperdible.

Un pensamiento en “Camino de Santiago: quinta etapa (17/08/2012)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s