Escalada/ Equipo: ¿qué chaqueta llevar para el frío?

Siempre el mismo dilema: ir liviano vs. llevar la sufciente cantidad de equipo y ropa. Un dilema que se repite con las capas de abrigo, y al que en el caso de las chaquetas (o camperas, o como le digan en tu barrio) de última capa se les suma un dilema más: plumón (o duvé, o como le digan en tu pueblo) vs. sintético.

Como siempre, no hay una respuesta definida. Ya es sabio: el plumón da más calor por gramo que el sintético, pero este último conserva sus propiedades al mojarse mientras el plumón se vuelve inútil. En general, además, las chaquetas sintéticas son más baratas.

El tema del agua, sumado a que escalo principalmente en Reino Unido, donde lo que abunda es lluvia (aunque a veces sorprende el sol), y el tema precio, me hizo decidir por la opción sintética. Y no me arrepiento.
20120328_080540
La mía es una chaqueta de Alpkit (la de la foto), un pequeño productor británico, que sólo vende en línea un limitado número de productos de factura propia (sus mochilas Gourdon 20 son excelentes; sí, claro, tengo una). Tienen unas buenas chaquetas de plumón, pero hace un par de años decidieron experimentar con material sintético. Produjeron una serie experimental a la que llamaron 0Hiro. Como era de prueba la vendían a menos de la mitad de lo que podía salir una de otra marca con descuento. Acá las llaman “belay jackets”, porque están pensadas para cargar mientras se hace una vía y ponérsela cuando se llega a un relevo o reunión, para no tener que sufrir y tiritar como un perro.

Con eso en mente, además de los beneficios ya mencionados del material sintético, la 0Hiro tiene otras cosas buenas a destacar y que yo buscaría si tuviera que conseguirme una chaqueta hoy. La tela exterior es símil Pertex (resistente y liviana) con un tratamiento DWR (durable water repellent) que si no la hace 100% impermeable al menos hace (o hacía cuando era nueva) que no pase agua. La verdad es que siendo sintética, si se moja sigue abrigando igual y no tarda mucho en secarse cuando está en contacto con el cuerpo.

Es liviana y ocupa poco espacio. Tiene muñecas elastizadas y una capucha que cierra bien sobre un casco. El cierre (cremallera) abre de arriba y de abajo, así que se puede dar seguro cómodo sin que la chaqueta se entrometa. Y tiene dos grandes bolsillos exteriores y uno interior pequeño. A lo mejor le vendría bien un bolsillo interior más grande, de malla, para poner guantes y que se vayan secando, por ejemplo. En cualquier caso no será a Alpkit a quien habrá que pedirle que lo resuelva, porque parece que no la van a volver a fabricar. Igual hay varias marcas que hacen este tipo de producto, así que opciones hay.

No me puedo quejar para nada de las prestaciones que la 0Hiro me ha brindado hasta ahora. La usé en los Alpes, en largas ascenciones estivales; la usé en Escocia en invierno, en viajes cortos de escalada en cualquier estación, para andar por la ciudad en días bajocero, para pasear por el noroeste argentino. La verdad es que es un tipo de prenda que tiene un uso infinito (a menos que el verde chillón te ponga colorado), que es algo que trato de encontrar en cada cosa que compro para la montaña, como me sucedió con mis zapatillas de aproximación.

Escalada: Peak District, paraíso de vías cortas y seguros móviles

Hace unos años estaba entrenando con mi amigo y compañero de cordada en Argentina, Bocho, en la palestra que el Centro Andino Buenos Aires tiene en el Cenard (Centro de Alto Rendimiento Deportivo).

Fue la última vez que escalamos juntos antes de que me fuera a vivir a Reino Unido (aunque en visitas posteriores hicimos alguna que otra vía).

Aquel día en el Cenard nos encontramos con un flaco que Bocho conocía, un tipo con muchísima experiencia de motaña, con quien él había tomado un curso en el pasado. Cuando le comenté que me venía para acá, le apareció un brillito en los ojos y dijo: “uh, tenés que ir a la zona de Sheffield, ahí en el Peak District hay miles y miles de vías, es un paraíso para escalar”.

Y aunque después de la mudanza retomar la escalada me llevó un tiempo, apenas me uní a Brixton Climbers Club, empecé con las salidas a la roca en varios puntos de las islas británicas.

Uno de ellos, una de las vedettes, es, efectivamente, el Peak District. El amigo de Bocho tenía razón.

Son kilómetros y kilómetros de vías de gritstone (¿arenisca gruesa, será?) en un bello paisaje ondulante. Las vías son cortas, en general de no más de 20 metros, a veces de menos de 10 y también hay mucho boulder.

Pero no hay que dejarse engañar, porque la escasa altura no le quita emoción. En el Peak District está prohibido colocar spits o cualquier tipo de chapa, así que todo se hace con seguros móviles. A este tipo de escadala se le llama “trad” en inglés. Hay una larguísima historia y tradición en torno a esta disciplina en la zona. Purísmo habría que llamarlo. Y yo creo que es un purismo enriquecedor, porque preserva la roca y sirve como escuela para ganar experiencia en una variedad de técnicas muy últiles (aunque a algunos locales se los vé haciendo en simplísimo solitario algunas vías estremecedoras).

El fin de semana que acaba de pasar estuve con otros tres compañeros allí, escalando en un par de áreas en la zona de Stanage. Fue la primera visita de este año al Peak, y fue más un re enamoramiento que un simple reencuentro. La pasamos genial, hice 15 vías en 2 días, que para mí es bastante tratándose de trad. Todas HS y VS, que son relativamente fáciles en la graduación para este tipo de vías (la escala arranca en Diff, por difícil; pasa vor VDiff, very difficult; S, severe; HS, hard severe; VS, very severe; HVS, hard very severe; y remata en las vías E, extreme, en escala abierta que arranca en E1 y llega hasta ahora a E11, si no me equivoco). Claro, técnicamente las que hice son vías fáciles, pero hay que acordarse de que uno va colocando sus propios seguros y eso incrementa la dificultad y el tiempo que se pasa en la pared.

La roca es fabulosa, tiene una excelente adherencia y unas fisuras alucinantes para empotrar. Las vías están en algunos casos a 10 minutos de donde se deja el coche, y en general a no más de media hora. Si el tiempo es bueno se escala con solcito y tibieza. Si no, muchas veces, se escala en roca húmeda y hasta con lluvia, algo que a los locales parece hacerles poca mella, aunque yo todavía no me termino de acostumbrar. Este fin de semana, por suerte, hubo un sol espectacular.

Para dormir hay campings y algunas cuevas en las mismas paredes, donde se puede hacer bivac. La más famosa es Robin Hood’s Cave, en el propio Stanage; aunque con los compañeros del club a veces vamos a una que hemos bautizado Sheep Shit Hotel (Hotel Bosta de Oveja), porque el piso está cubierto de detritus de ovejitas, que se ve que se meten ahí cuando está fresco. Si alguien piensa usarla, le recomiendo llevar un buen pedazo de plástico para cubrir el piso.

Y, siendo esto el Reino Unido, también hay una interesante selección de pubs donde cenar y tomar unas ricas cervezas. Fundamental -para mí- que las cervezas sean “ale” o “bitter”, las especialidades de estas islas.

Para quien piense visitar Reino Unido y tenga dos o tres días para escalar, de verdad les recomiendo una visita a esta zona. Hay muchísima más información sobre el tema en el sitio UKClimbing.com y las guías de RockFax sobre la zona son excelentes.

Como referencia, estas son las vías que hice este fin de semana:

De primero:
Wall End Crack Direct    HS 4b **
Wall End Holly Tree Crack    HS 4b *
Hollybush Gully Left    HS 4b **
Sand Crack   HS 4a *
Kelly’s Eliminate    HS 4b **
Autumn Gold    HS 4a
X-ray    HS 4b *
Cosmic Crack    VS 4c **

De segundo:
Wall End Slab    VS 5a **
The Coign    HS 4b **
Ride Him Cowboy    VS 5a
Feathered Friends    VS 4b *
May Crack    VS 4c *
October Slab    HS 4b **
Electron    VS 4c *

Mujeres poetas: un recital de poesía y música

Este es el audio del programa del miércoles 7 de marzo de El Tramoyista Verde. La emisión, por el Día Internacional de la Mujer 2012, le dio voz a mujeres que recitaron composiciones de grandes poetisas de habla hispana. También hubo espacio para la música.

La verdad, imperdible. Mis momentos preferidos fueron los dedicados a Alfonsina Storni, en la voz de Gema y de la Negra Sosa.

¡Disfrútenlo!