Escocia 2011: montañismo y escalada en nieve, roca y hielo – Capítulo 1

Hacé clic acá para ver un videito del viaje.

Natalio_caminata_helvellyn

Ascensión a Helvellyn, Peak District (Foto: Natalio)

Cuando el año pasado regresé entusiasmadísimo del viaje a Escocia con el Brixton Climbers Club me dije que en 2011 volvería e intentaría escalar algo de Grado II o, idealmente, III. La verdad es que iba enfocado y había estado entrenando en Londres cargando entre 10 y 12kg en la mochila para ir o volver del trabajo caminando (más de 1 hora de camino) un par de veces por semana, además de salir a correr, andar bici y escalar en el rocódromo.

Igual que en 2010, este año el viaje arrancó un viernes (11 de febrero), al terminar el día de trabajo. Llegamos a Kendal en el Lake District y encontramos a tientas el alojamiento rural que teníamos reservado. Un enorme granero reconvertido, con colchones tirados en el piso sobre los que pusimos las bolsas de dormir. Estaba fresco, pero mi bolsa se portó bien, como siempre (es una Lamina 35 de Mountain Hardwear, sintética, que me ha servido bien en bivac, en carpa y en el sillón de casa cuando hizo mucho frío).

La parada en Lake District es tradicional en el viaje del club a Escocia. Permite partir el viaje y entrar en calor con alguna caminata o ascención fácil en esta hermosa región británica. Por la mañana subimos a Helvellyn, un fácil y lindo trek hacia una meseta de cima en la que en 1926 unos locos aterrizaron -y después lograron despegar un avión-. (Esa década estaba llena de aventureros sin límites: en 1924 fue la expedición al Everest de la que Mallory no regresó.)

Este es el track del GPS de nuestra caminata en Helvellyn:

Un par de los del grupo decidió que no valía la pena ponerse las botas de montaña para esa caminata. La mayoría pensamos que sí. Ellos tenían razón. Uno de ellos, para más, después volvió a repetir la estrategia cuando subimos al refugio CIC en Ben Nevis (al que no podíamos entrar, porque sólo se accede a ella con reserva previa), aunque en esa ocasión implicó que llevara las botas en la mochila. No sé si se gana tanto haciéndolo así, pero que el hombre iba cómodo, iba. Y le hizo frente estóico a grandes áreas nevadas y con hielo, aunque iba sólo con unas zapatillas.

Además de ofrecernos unas preciosas vistas, el paseo por Helvellyn nos permitió volver relativamente temprano a los coches y partir para Fort William. También me sirvió para dormir una siesta. Soy famoso por eso en el club (si no es por ser el mejor de los escaladores, al menos por algo). Me ubico en el asiento de atrás, el izquierdo, apoyo la cabeza en la ventana o alguna mochila y chau, a descansar.

En el capítulo 2, cuento sobre la primera vía invernal que enfrentamos, en Ben Nevis. También pueden ver algunas fotos que saqué en el viaje.

Y este es un avance de la película que un compañero está preparando sobre el viaje:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s